Mastitis es una infección que generalmente causa dolor y molestias en los pechos. Es más común entre las madres que están en las primeras semanas de lactancia materna de sus recién nacidos, pero algunas también pueden pasar por eso más tarde. El tratamiento precoz de esta infección es crucial para evitar complicaciones. El tratamiento de la mastitis generalmente requiere la indicación de antibióticos por profesionales de la salud. La lactancia normalmente ayuda a prevenir y resolver la condición, pero es importante utilizar las técnicas correctas para que el pecho se vacíe completamente después de la toma. Continúe leyendo para saber más sobre los síntomas y factores de riesgo y qué cuidados tomar para prevenir y tratar la mastitis

¿Qué es la mastitis?

La mastitis ocurre cuando hay inflamación del tejido del pecho, resultante de una infección. Es más común entre las recién madres en las primeras 6 o 12 semanas de lactancia, pero a veces puede ocurrir tardíamente. La mastitis puede ser dolorosa y hacer que la madre quiera desistir de amamantar, pero una vez que la infección disminuye, es posible continuar amamantando sin dolor y aprovechar ese momento compartido, sabiendo de los beneficios que la lactancia trae para ella y su bebé.

Signos y síntomas de la mastitis

Cuando la madre empieza a amamantar, es normal que sienta que sus pechos son más sensibles o doloridos, entonces ¿cuáles son los síntomas de la mastitis? A continuación le mostramos algunos signos y síntomas de la mastitis:

  • Dolor y sensación de fiebre en el pecho durante la lactancia (generalmente esta infección sólo afecta a un seno).
  • Disfuncional o dolor de pecho.
  • Hinchazón del seno.
  • Sensación de fiebre en el seno.
  • Enrojecimiento en el área afectada (con frecuencia en forma de media luna).
  • Sensación de cansancio o fatiga.
  • Fiebre y escalofríos.

¿Qué causa la mastitis?

Las causas de la mastitis pueden ser:

Forma inadecuada de dar de lactar. Si la técnica de lactancia es incorrecta, tal vez el pecho no se esté vaciando después de las tomas. La leche retenida puede entonces causar dolor, lo que puede llevar a la infección.

Ducto lactante bloqueado. Si un conducto lactante se bloquea, la leche se puede empedrar. Si el bloqueo no se trata, es probable que ocurra la infección.

Las bacterias. Las bacterias de su piel y de la boca de su bebé pueden entrar en contacto con los conductos a través de una fisura o grieta en la piel del pezón o por medio de una abertura del conducto lactífero. La leche materna genera un ambiente propicio para la proliferación de las bacterias que pueden causar mastitis.

Cómo prevenir la mastitis

Aquí hay algunos consejos sobre cómo prevenir la mastitis:

  • Asegúrese de que la posición de su bebé es correcta durante la toma
  • Cambiar de posición durante la lactancia para promover el vaciado completo de la mama
  • Antes de cambiar de pecho, asegúrese de que ya vació el primero antes de pasar a la segunda.
  • Leer más sobre la lactancia materna y obtener ayuda con un consultor (a) de lactancia materna o con su médico para aprender técnicas que le ayudarán a vaciar los senos después de cada toma.

Cuando la madre quiere destetar a su bebé, puede que se pregunte cómo dejar de producir leche sin causar mastitis. La clave es destetar gradualmente. Hable con su consultor de lactancia o médico si tiene alguna duda.

Lactancia y mastitis

Es posible amamantar con mastitis. Puede ser un poco incómodo inicialmente, pero la lactancia puede ayudar a resolver el problema más rápido. Además, es seguro para el bebé mamar, pues las propiedades antibacterianas de su leche ayudan a protegerlo de la infección. Consulte a su médico para saber más sobre la lactancia y los antibióticos para la mastitis.

Tratamiento de la mastitis

Es importante tratar la mastitis tan pronto como se note. Inicialmente, la madre sentirá síntomas similares al de la gripe, seguidos de dolor en uno de los pechos. Si siente estos síntomas, es importante hablar con el médico sobre cómo tratar la mastitis, por qué, si no se trata, pueden surgir pus y abscesos y tal vez tenga que drenar. Los antibióticos orales generalmente se prescriben para el tratamiento de la mastitis. Si los antibióticos no curan completamente, o si hay la recurrencia de episodios, hable con su médico de nuevo sobre cómo deshacerse de la mastitis completamente, tal vez con otro antibiótico, por ejemplo.

Otros artículos interesantes:

http://xornaldegalicia.es/especiales/comunicados/12678-los-primeros-regalos-navidenos

http://www.actualidadyentretenimiento.com/2018/12/el-alquiler-de-castillos-hinchables-es-la-mejor-opcion-para-la-fiesta-de-tus-hijos/

http://www.almeria24h.com/noticia.php?noticia=46067

https://www.miburbuja.com/2018/12/regalos-ideales-para-bebes.html

Categorías: Bebés


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/instac/public_html/wp-includes/functions.php on line 4469